¿Quiénes Somos?

NUESTRA MISIÓN

“Parar la difamación del pueblo judío, y asegurar justicia y un trato equitativo para todos.”

Cuando el abogado de Chicago, Sigmund Livingston, fundó la ADL en 1913, imaginó a los Estados Unidos como un país en donde aquellos que se veían diferente no serían objeto de discriminación y amenazas; sino que serían iguales y dignos de compartir oportunidades y un lugar en el sueño americano. Esta visión sigue siendo importante hoy, y su llamado a actuar es igualmente urgente.

Aunque hemos alcanzado varios logros, queda mucho trabajo por hacer. Queremos una sociedad cada vez más justa. Continuamente desarrollamos nuevos programas, políticas y habilidades para exponer y combatir lo que trate detenernos. Estamos enfocados en lo que nos acerque a este ideal. Nuestro camino es un viaje compartido.

NUESTROS VALORES

Nuestros valores judíos orientan nuestro trabajo y el cambio que buscamos en el mundo. Estos valores también guían la estrategia y las tácticas de todos nuestros programas y actividades locales, nacionales y globales.

Tenemos el coraje para denunciar el antisemitismo y la intolerancia, la discriminación y la injusticia, incluso cuando estemos solos.

Defendemos al Estado Judío de Israel, el único gobierno democráticamente electo en el Medio Oriente.

Valoramos el respeto en nuestro trabajo y lugar de trabajo, reconociendo la humanidad en los demás – aun cuando presentamos opiniones diferentes.

Adoptamos el poder de la colaboración, reconociendo que el trabajar juntos produce beneficios que no siempre lograríamos alcanzar por nuestra propia cuenta.

Creemos en el poder de la inclusión y la unión de personas de diversos grupos — porque somos más fuertes unidos que cuando estamos separados.

Siempre mantenemos los más altos estándares de integridad.

Nos consideran una organización con credibilidad incuestionable porque nuestras acciones son resultado de años de experiencia y se basan en la investigación y el pensamiento riguroso.

Establecemos expectativas de alto desempeño y nos responsabilizamos por la calidad de nuestro trabajo y los resultados que obtenemos como individuos, como equipo y como una organización.