6 Ways to Be an Ally (En español)

  • For Educators
    For Parents, Families, and Caregivers
    For Students
Female and Male Students Holding Cellphones Debating

Here are some simple things you can do to be an ally to targets of name-calling and bullying. And remember—always think about your safety first when deciding the best way to respond.

1. Support targets, whether you know them or not.

Show compassion and encouragement to those who are the targets of bullying behavior by asking if they’re okay, going with them to get help and letting them know you are there for them. Ask what else you can do and make sure they know they’re not alone.

2. Don’t participate.

This is a really easy way to be an ally because it doesn’t require you to actually do anything, just to not do certain things—like laugh, stare or cheer for the bad behavior. By refusing to join in when name-calling and bullying occur, you are sending a message that the behavior is not funny and you are not okay with treating people that way. The next step is to speak up and try to put a stop to the hurtful behavior.

3. Tell aggressors to stop.

If it feels safe, tell the person behaving disrespectfully to cut it out. You can let them know you don’t approve on the spot or later during a private moment. Whenever you do it, letting aggressors know how hurtful it is to be bullied may cause them to think twice before picking on someone again.

4. Inform a trusted adult.

Sometimes you may need extra help to stop the bullying. It’s important to tell an adult who you trust so that this person can be an ally to you as well as the target. Telling an adult when you see someone engaged in bullying is never “tattling” or “snitching.” So don’t think twice—reach out to a parent, teacher, guidance counselor, coach or someone else who will get involved.

5. Get to know people instead of judging them.

Appreciate people for who they are and don’t judge them based on their appearance. You may even find that they’re not so different from you after all.

6. Be an ally online.

Bullying happens online, too, and through the use of cell phones. Looking at mean web pages and forwarding hurtful messages is just like laughing at someone or spreading rumors in person. It is just as hurtful, even if you can’t see the other person’s face. All the rules above are just as important to follow when texting and on social media. So online and offline—do your part to be an ally to others.


Aquí hay algunas cosas simples que usted puede hacer para ser un aliado de las personas que son víctimas de intimidación, burlas e insultos. Y recuerde, siempre piense en su seguridad antes de decidir cómo responder.

1. Apoye a las víctimas, sin importar si las conoce o no.

Demuestre su compasión y apoyo a quienes son víctimas de comportamientos intimidatorios preguntándoles si se encuentran bien, acompañándolos a conseguir ayuda y haciéndoles saber que usted está allí para ayudar. Pregúnteles de qué otra manera los puede ayudar y asegúrese de que sepan que no están solos.

2. No participe.

Esta es una forma muy fácil de ser un aliado porque realmente no le exige hacer nada, tan solo dejar de hacer ciertas cosas: reírse, mirar o celebrar los malos comportamientos. Al rehusarse a participar cuando se presentan insultos e intimidación, usted transmite el mensaje de que el comportamiento no es gracioso y usted no está de acuerdo con tratar a las personas de esa manera. El siguiente paso es enfrentarlo e intentar detener el comportamiento hiriente.

3. Pídale al agresor que deje de hacerlo.

Si cree que no hay riesgos de seguridad, imponga su voz y dígale al agresor que deje de hacerlo. Usted puede decirle que no está de acuerdo en el momento de la agresión o posteriormente en privado. Sin importar cuándo lo haga, hacerle saber a los agresores lo hiriente que es su comportamiento tal vez los lleve a pensar dos veces antes de volver a molestar a alguien.

4. Infórmele a un adulto de confianza.

Algunas veces puede necesitar ayuda adicional para asegurarse de que la intimidación termine. Es importante informarle a un adulto de confianza para que él o ella sea un aliado suyo y de  la víctima. Sacar a alguien de problemas nunca es “acusar” o “ser un soplón”, así que no lo piense dos veces: recurra a sus padres, maestro, consejero, entrenador u otra persona para que se involucre.

5. Conozca a la gente en lugar de juzgarla.

Aprecie a las personas por lo que son y no las juzgue basándose en su apariencia. Incluso, puede llegar a descubrir que no son tan diferentes después de todo.

6. Conviértase en un aliado en línea.

La intimidación también puede suceder en línea y a través de los teléfonos celulares. Visitar páginas web crueles y reenviar mensajes que hacen daño es como burlarse de alguien o difundir rumores en persona. También es hiriente, aunque usted no pueda ver la expresión del otro. Es igualmente importante seguir todas las normas anteriores cuando se envían mensajes de texto o correos electrónicos. Así que en línea o fuera de ella, haga su parte y sea un aliado.

You might also like...