Las teorías conspiratorias de Soros y las protestas: una puerta al antisemitismo

  • June 2, 2020
george soros protests ADL

A medida que continúan las protestas — en gran parte pacíficas, pero cada vez más marcadas por enfrentamientos violentos, saqueos y vandalismo — en respuesta al asesinato de George Floyd por la policía en Minneapolis, los expertos de derecha y un grupo ideológicamente diverso de teóricos de la conspiración han afirmado que George Soros ha fomentado el caos.

El lenguaje agresivo contra Soros se ha disparado en los medios sociales como Twitter, donde una muestra mostró que los trinos negativos sobre Soros aumentaron de 20.000 el 26 de mayo a más de 500.000 el 30 de mayo.

La gran mayoría de estos trinos sostienen que Soros paga a los manifestantes para que se amotinen y que financia a Antifa. Otros menos numerosos afirman que planea radicalizar a los afroamericanos con el fin de socavar la sociedad y permitir que el globalismo se tome América, mientras que algunos llegan a afirmar que la muerte de George Floyd fue en realidad una bandera falsa desplegada por Soros para precipitar la crisis actual.

Todo esto llega cuando los medios sociales ya estaban plagados de teorías de conspiración según las cuales Soros es responsable de la propagación del COVID-19 y que utilizará el recurso de rastreo de contactos para luchar contra el virus para implementar una vigilancia masiva.

Numerosos líderes y activistas de derecha afirman ahora que Soros financia las protestas tras el asesinato de George Floyd. Entre ellos destaca Candace Owens, quien escribió: "Como hizo con Antifa, el demócrata George Soros tiene a estos matones en su nómina. Está financiando el caos a través de su Open Society Foundation". DeAnna Lorraine, la candidata republicana al Congreso que se presentó sin éxito contra Nancy Pelosi en marzo de 2020, pidió a sus 261 mil seguidores que "llamen la atención sobre esta muy organizada toma del poder" del país haciendo que #sorosgate y #soros se vuelvan tendencia en Twitter.

Cuando el Presidente Trump trinó (sobre las protestas), "Es ANTIFA y la Izquierda Radical. ¡No culpen a otros!", el ex presentador de programas de concurso Chuck Woolery no estuvo de acuerdo y trinó "Es George Soros". David Wohl, sustituto de la campaña de Trump y padre del activista de la desinformación Jacob Wohl, estuvo de acuerdo diciendo, "Sin duda alguna, Soros financió esa turba". James Woods, actor convertido en gurú de derecha en Twitter, refiriéndose a la "noche de anarquía salvaje" del 30 de mayo, escribió que "[cuando] George Soros gobierna nuestras calles, estamos condenados. #TakeAmericaBack".

Otros utilizaron un lenguaje más conspirativo y siniestro para describir sus teorías sobre la participación de Soros. Mensajes en varios grupos anti-Soros en Facebook recircularon un artículo de 2016 que afirma que un memorándum filtrado reveló que Soros planeaba "usar Black Lives Matter para federalizar la policía de Estados Unidos”.

La empresaria del marketing en red, Laire Lightener, escribió a sus 84 mil seguidores de Facebook que "la meta número uno de George Soros en la vida es destruir a Estados Unidos para que los globalistas puedan tomar el control. Él financia el movimiento #BLM y los disturbios que ocurren en toda la nación cada vez que los globalistas deciden que necesitan una nueva guerra racial". Numerosas publicaciones en los medios sociales han revivido una "cita" falsa de Soros de 2014: "Voy a derribar a Estados Unidos financiando grupos de odio contra los negros. Los pondremos en una trampa mental y haremos que culpen a los blancos. La comunidad negra es la más fácil de manipular".

Algunos llegan a decir que la muerte de George Floyd, que precipitó las protestas y disturbios de los últimos días, fue una bandera falsa orquestada por George Soros. Una extensa publicación en un grupo de Facebook con 25 mil miembros afirmaba que "el evento de Floyd fue organizado... con el propósito de crear tensiones raciales e insertar una cuña en el creciente sentimiento de la gente común en contra del Estado Profundo, gente que ya ha sido psicológicamente traumatizada por los temores del Covid 19... Usted puede sacar sus propias conclusiones, pero esto parece tener todas las características de George Soros. ¡Por favor, abran los ojos!!!!"

Aunque la gran mayoría de las teorías de conspiración relacionadas con Soros no mencionan su herencia judía, sigue siendo preocupante que puedan servir como una puerta a la subcultura antisemita que culpa a los judíos por los disturbios. Este tipo de contenido se puede encontrar en las plataformas principales: un usuario de Twitter escribió "George Soros está pagando por esto, es un judío, América se inclina ante el judío [sic]", mientras que otro trinó "Los Antifa están en la nómina del financiero judío George Soros que a menudo utiliza estos matones pagados para intimidar cualquier oposición al status quo que él y sus aliados sionistas han establecido para controlarnos". Otro más afirmó que "Soros es definitivamente el subversivo, el conspirador parásito que esta gente lo considera. El problema que siempre olvidan mencionar es el hecho de que es judío".

Sentimientos similares se pueden encontrar en los sitios frecuentados por supremacistas blancos y antisemitas. El supremacista blanco Kyle Hunt escribió después del asesinato de George Floyd que el "ZOG" (Gobierno de Ocupación Sionista, por sus siglas en inglés), controlado por los judíos, "está iniciando una guerra racial para que la gente no se reúna en contra del ZOG". Un cartel en 4chan afirmaba que "los judíos, con sus multitudes alquiladas, están jugando con nosotros en este momento".

Una publicación anónima en 8kun plantea que "los judíos marxistas demócratas que dirigen twitter y faceberg utilizaron sus plataformas sociales para provocar esto y organizar estos disturbios. Soros usó las tropas de choque de su ONG de subversión para organizar y dirigir los disturbios. Los negros quemaron y saquearon sus propias ciudades con el apoyo de los judíos multimillonarios, lo que a largo plazo los empobrecerá y hará que el crimen aumente en sus barrios de mala muerte. Todos los sensatos se alejarán y lo único que quedará será una desértica pobreza económica como la de Compton, California, una ciudad alguna vez próspera y libre de delincuencia".