Proud Boys (Chicos Orgullosos)

proud boys cover

Photo credit: Getty

  • Ideología: Principalmente “alt lite” o nueva derecha: misoginia, islamofobia, transfobia y antiinmigrante. Algunos miembros defienden ideologías antisemitas y de supremacía blanca y/o participan en grupos de supremacismo blanco.
  • Miembros: Cantidad desconocida, probablemente varios cientos.
  • Características notables: Los miembros suelen usar camisetas polo Fred Perry negras y amarillas.
  • Huella global: Los Proud Boys tienen capítulos en la mayoría de los estados en Estados Unidos y varios capítulos internacionales en Gran Bretaña, Noruega y Australia.
  • Membresía: Controlada por los líderes del capítulo local y sujeta a rituales de iniciación.

Tácticas: Mítines públicos y protestas. Se sabe que sus miembros se han visto involucrados en tácticas violentas; varios miembros han sido condenados por crímenes violentos.

Antecedentes


Los Proud Boys representan una corriente poco convencional del extremismo de derecha estadounidense. Aunque el grupo puede describirse como violento, nacionalista, islamofóbico, transfóbico y misógino, sus miembros incluyen una variedad de orígenes étnicos y sus líderes protestan con vehemencia cualquier acusación de racismo. Su fundador, Gavin McInnes, llegó incluso a presentar una demanda por difamación contra el Southern Poverty Law Center cuando este designó a los Proud Boys como un grupo de odio.

En palabras de McInnes, los Proud Boys son una “fraternidad pro-occidental”, esencialmente un club para tomarse un trago y dedicado a establecer vínculos entre hombres, socializar y celebrar todo lo relacionado con la cultura occidental. En realidad, los Proud Boys presentan muchas de las características de una pandilla y sus miembros han participado en múltiples actos de violencia e intimidación brutal. Aunque los Proud Boys insisten en que sólo actúan en defensa propia, varios incidentes — incluido uno en el que dos miembros del grupo fueron condenados por intento de asalto en grupo, intento de asalto y vandalismo — desmienten su autoproclamada naturaleza pacífica. De hecho, muchos miembros tienen antecedentes penales por comportamiento violento y la organización es activamente violenta contra sus supuestos enemigos.

Durante los últimos tres años, los Proud Boys se han consolidado como una fuerza dominante dentro de la “alt lite”. Fácilmente reconocibles gracias a sus camisetas polo negras y amarillas y sus gorras rojas de béisbol de Make America Great Again, sus miembros participan con regularidad en las manifestaciones de la extrema derecha y en los mítines de Trump. Tras varios años forjando alianzas con miembros de la clase política republicana, los Proud Boys se han ganado un lugar como club de lucha de la derecha y como fuerza voluntaria de seguridad del Partido Republicano. A pesar de sus relaciones con políticos de la corriente principal, las acciones y declaraciones de los Proud Boys los llevan repetidamente a estar con los supremacistas blancos y extremistas de derecha. Jason Kessler, el principal organizador del mortífero mitin Unite the Right de 2017 en Charlottesville, es un antiguo miembro de los Proud Boys. Varios miembros asistieron a la violenta manifestación del 12 de agosto de 2017, que terminó con la muerte de la contra-manifestante Heather Heyer.

Durante una pelea fuera del Club Republicano Metropolitano de Manhattan en octubre de 2018 — por la que dos miembros de Proud Boys fueron declarados culpables y condenados a cumplir importantes penas en prisión y otros siete se declararon culpables — los 211 Bootboys, una pandilla de cabezas rapadas ultranacionalista y violenta con sede en la ciudad de Nueva York, se unieron a los Proud Boys. En octubre de 2019, miembros del capítulo de Denver de los Proud Boys marcharon con miembros del Frente Patriótico- Patriot Front y antiguos miembros del ya desaparecido grupo neonazi Partido Obrero Tradicionalista Traditionalist Worker Party. Estas relaciones muestran que los Proud Boys no son tanto un club social de bebedores pro-occidente como una pandilla de extrema derecha. Ideológicamente, sus miembros siguen un conjunto disperso de tropos libertarios y nacionalistas, refiriéndose a sí mismos como anticomunistas y opuestos a lo políticamente correcto, pero a favor de la libre expresión y el libre mercado.

Historia


Proud Boys fue fundado en 2016 por el cofundador de VICE Media, Gavin McInnes. En un artículo de opinión publicado en la revista de extrema derecha Taki's Magazine — tristemente célebre por sus habituales colaboradores, que incluyen al supremacista blanco Jared Taylor —, McInnes anunció la fundación del grupo, describiendo a sus miembros como “chovinistas occidentales que se niegan a disculparse por crear el mundo moderno” y que “añoran los días en que 'las chicas eran chicas y los hombres eran hombres'”. Según McInnes, los Proud Boys, cuyo nombre es tomado de una canción del musical Aladino, son una respuesta y una oposición a la “cultura políticamente correcta”.

McInnes, cuya revista VICE forjó su reputación publicando material juvenil y a menudo ofensivo, llevaba años tratando de afianzarse como provocador profesional, haciendo declaraciones ferozmente racistas para luego afirmar que eran irónicas o una broma. En 2002, afirmó: “Parecemos realmente racistas y homofóbicos porque andamos mucho con maricas y negros. Se convierte en parte de nuestra jerga”.

Al mismo tiempo, McInnes hacía cada vez más evidente su xenofobia y racismo, diciendo al New York Times en 2003 que “Me encanta ser blanco y creo que es algo para estar muy orgulloso. No quiero que nuestra cultura se diluya. Necesitamos cerrar las fronteras ahora mismo y dejar que todos se asimilen a una forma de vida occidental, blanca y de habla inglesa”.

Según el plan de McInnes, los aproximadamente mil Proud Boys se organizarían en capítulos en todo el país. Los miembros estarían clasificados en niveles del uno al cuatro.

Para alcanzar el nivel uno, un iniciado debe declarar públicamente: “Soy un orgulloso chovinista occidental, me niego a disculparme por crear el mundo moderno”.

Para ascender al nivel dos, el iniciado debe soportar una paliza de sus camaradas mientras recita los nombres de cinco cereales para el desayuno. Esto presumiblemente es para demostrar su “control de la adrenalina”; los videos filtrados en línea muestran que el ritual es mucho menos violento de lo que McInnes describió. A los iniciados se les ordena limitar la masturbación a una vez al mes. La idea detrás de esta prohibición — que la pornografía está debilitando a los hombres e impidiendo que establezcan verdaderas relaciones con las mujeres — es común a todo el movimiento de extrema derecha. En su artículo de opinión, McInnes escribió: “Aunque se alientan las relaciones sexuales, los Proud Boys tienen un objetivo: sentar cabeza y tener hijos. No sienten ningún respeto por las feministas, pero veneran tanto al ama de casa que se están volviendo muy populares entre las mujeres”.

Para alcanzar el tercer nivel, un iniciado debe hacerse un tatuaje de los “Proud Boys”. Las variaciones comunes incluyen: “Proud Boy”, “POYB” (acrónimo de Orgulloso de tu chico, por sus siglas en inglés) y “Uhuru”, palabra swahili que significa “libertad” y los Proud Boys han adoptado como su grito de guerra.

Por último, el cuarto nivel, que McInnes no describió en el documento fundacional, es un grado honorífico otorgado por “un sacrificio o servicio material de un hermano”. McInnes dijo en una entrevista que el cuarto grado se otorga por “una lucha importante por la causa. Recibir una paliza, darle una paliza a un antifa”, pero luego se retractó diciendo que “obviamente no significa que vayas a la casa de alguien o que busques pelear con alguno en un mitin. El cuarto grado es un premio de consolación por ser empujado a una situación de mierda y sobrevivir”.

En octubre de 2018, mientras las autoridades buscaban a miembros de los Proud Boys por su participación en la pelea fuera del Club Republicano Metropolitano, los líderes de los Proud Boys publicaron un conjunto “aclarado” de estatutos que parecía contradecir su anterior y violenta retórica. El nuevo texto dice: “Cualquier exigencia de que un hermano cometa un acto violento o ilegal como condición para ascender al cuarto nivel queda abolido por este estatuto”.

A principios de 2019, antes de que John Kinsman y Maxwell Hare fueran condenados por su papel en la pelea de 2018, McInnes anunció que no seguiría formalmente involucrado con los Proud Boys. El liderazgo fue asumido brevemente por Jason van Dyke, el deshonrado abogado de Texas, antes de ser reemplazado por Enrique Tarrio, un cubano-americano de Miami. Tarrio, el actual presidente, se ha postulado para la Cámara de Representantes de Estados Unidos en 2020.

Violencia


Desde la creación del grupo, la violencia ha sido un componente clave de Proud Boys.

El 22 de agosto de 2020, miembros de Proud Boys se enfrentaron a los contra-manifestantes en Portland, Oregón. Este enfrentamiento entre activistas de derecha e izquierda fue uno de los muchos que se produjeron en Portland y otras ciudades estadounidenses durante el verano, y los Proud Boys han sido participantes habituales en la mayoría de ellos.

Antes de la pelea del 22 de agosto, un destacado miembro del grupo — Tusitala “Tiny” Toese, quien tiene prohibido participar en cualquier protesta en Portland como condición para su libertad condicional tras una condena por agresión — explicó que los Proud Boys estaban en las calles porque estaban “cabreados y no querían ver arder este país”. Esto es parte de una tendencia de vigilantismo de la extrema derecha en la que los Proud Boys se asignan a sí mismos la función de “ayudar” a las autoridades. Armados con un spray para osos, garrotes, pistolas de paintball y, en el caso de un miembro de Proud Boys, un arma de verdad, los Proud Boys participaron en múltiples actos de violencia contra los contra-manifestantes y miembros de los medios de comunicación. Un periodista tuvo una fractura de dedo cuando Travis Taylor, miembro de Proud Boys, supuestamente lo atacó con un garrote.

Patriot Prayer (Oración Patriota), colaboradores frecuentes de Proud Boys, organizaron otra protesta que se tornó violenta el 15 de agosto de 2020. A este evento asistieron los miembros de Proud Boys, incluyendo a Alan Swinney, quien acudió al evento armado con una pistola de paintball que utilizó contra los contra-manifestantes y más tarde blandió un revólver en la protesta del 22 de agosto. Una persona fue herida tras ser golpeada con un perdigón de paintball, pero se desconoce si Swinney fue quien la disparó. Se informó de al menos dos disparos durante la protesta; el tirador sigue siendo desconocido. Un día antes, los Proud Boys se habían enfrentado a los contra-manifestantes en Kalamazoo, Michigan.

Ningún miembro de Proud Boys fue arrestado después de estas protestas, pero un juez del condado de Multnomah emitió una nueva orden de arresto contra Tusitala Toese a causa de su participación en la del 22 de agosto.

McInnes ha abogado repetidamente por tácticas brutales cuando se trata de los enemigos jurados de los Proud Boys — los contra-manifestantes antifascistas, también conocidos como antifa — y algunas charlas filtradas de la aplicación de mensajes Telegram revelan un claro patrón de incitación a la violencia. En el episodio de junio de 2016 del “Show de Gavin McInnes”, este advirtió a sus enemigos: “Los mataremos. Eso son los Proud Boys en pocas palabras. Los mataremos”.

Sin embargo, los líderes del grupo han intentado repetidamente distanciarse de la violencia, tanto anunciada como real. Tras la pelea de 2018 en Manhattan, McInnes declaró en una entrevista con NewsmaxTV que él no “controla a esos tipos” y se describió a sí mismo como “el fundador, no el líder”. Así mismo, Tarrio ha insistido repetidamente en que la organización Proud Boys no es violenta.

Pero, una vez más, los acontecimientos del mundo real desmienten las afirmaciones hechas por varios líderes de Proud Boys. No solo ha habido varios casos en que los Proud Boys han tomado parte en actos de violencia no provocada, sino que sus conversaciones en las redes sociales también demuestran que incitar a la violencia y responder a pequeños desaires con fuerza brutal son parte clave de la estrategia de los Proud Boys. De hecho, mientras que la Fraternal Order of Alt-Knights (Orden Fraternal de Caballeros Alternativos – FOAK, por sus siglas en inglés) se formó para servir como una “rama de defensa táctica” (la cursiva es nuestra) de los Proud Boys, su líder Kyle Chapman — alias Based Stickman — es un violento criminal que ha alentado repetidamente la violencia contra los activistas antifascistas y cuya imagen pública es resultado de su historia de amenazar a los contra-manifestantes con una pesada varilla de hierro. Además, los Proud Boys y sus aliados se organizan y actúan a propósito de una manera que casi garantiza la violencia. Antes de la manifestación “End Domestic Terrorism” (Acabar con el terrorismo doméstico) de agosto de 2019 en Portland, Oregón, Joe Biggs — el organizador y aliado declarado de los Proud Boys — publicó vídeos de sí mismo sosteniendo un bate de béisbol con púas y las palabras “Make America Great Again” (Que América vuelva a ser grande) estampadas en él, y le dice a la cámara “Vamos a darle un buen uso a esto”. También posó con camisetas que decían “Estoy aquí solo por la violencia” y “Muerte a los Antifa”.

Las capturas de pantalla de conversaciones en Telegram revelan que los miembros de Proud Boys consideran cualquier provocación como un ataque directo que legitima el uso de la fuerza como una represalia aceptable. Antes de un mitin en abril de 2019 en Rhode Island, una publicación decía: “Si hay algún contacto contigo, eso es un asalto. Si te quitan el sombrero, te rocían con aerosol, escupen, empujan... es asalto. Necesitamos tener a todos nuestros chicos allí antes de tomar represalias. Los policías no nos permitirán pelear mucho tiempo. Debemos infligir tanto daño como podamos en el tiempo que tenemos”. En la misma sala de chat, un miembro de Proud Boys — usando el nombre “Jason Cardona” — posó con un hacha y escribió “Grupo, conozcan a Kindness (Bondad)”. Más tarde posó con un gran cuchillo y escribió: “Si quieren conocer a sabiduría tan solo tienen que preguntar”. Otro participante, “Coronel Kish”, escribió: “Es un servicio previo Marines [sic] salir y seguir golpeando a los comunistas….”

En el mitin de Rhode Island, como en otros, ha habido casos de Proud Boys participando en ataques no provocados, así como grupos de Proud Boys atacando a contra-manifestantes individuales.

En enero de 2020, Tusitala “Tiny” Toese — miembro de Proud Boys — se declaró culpable de un delito menor de agresión por atacar a un hombre en Portland. Otro miembro de Chicos Orgullosos, Donovon Flippo, ya se había declarado culpable de asalto en cuarto grado por el mismo incidente.

En agosto de 2019, el ex miembro de Patriot Prayer y actual miembro de Proud Boys, Russell Schultz, junto con otros cinco hombres, fue acusado de amotinamiento tras una pelea fuera del bar Cider Riot en Portland.

El 6 de enero de 2019, el autoproclamado Proud Boy Buckey Wolfe presuntamente asesinó a su hermano con una espada estilo samurái, afirmando que “Dios me dijo que era un lagarto”. Proud Boys emitió una declaración diciendo que Wolfe nunca había sido aceptado como miembro del grupo pero, según Daily Beast, el perfil de Facebook de Buckey incluía fotos de él con otros miembros del grupo. En el momento del asesinato, Buckey supuestamente era seguidor de la teoría de conspiración de QAnon. Los abogados afirman que Buckey presentaba síntomas de enfermedad mental.

Enlaces con la corriente política principal


El 21 de febrero de 2018 apareció un nuevo video en el canal de YouTube de Proud Boys mostrando a Roger Stone — delincuente convicto y asesor durante mucho tiempo del Presidente Trump — mirando directamente a la cámara y recitando la frase de iniciación de los Chicos Orgullosos: “Hola. Soy Roger Stone. Soy un orgulloso chovinista occidental y me niego a disculparme por crear el mundo moderno”. Stone ha tenido una larga relación con los Proud Boys, posando en innumerables fotos con varios de sus miembros, apareciendo en videos, recibiendo apoyo del grupo durante su juicio en 2019 e incluso usándolos como seguridad privada en eventos. Pero Stone no es el único vínculo entre los Proud Boys y la clase política.

Tras el discurso de Gavin McInnes en el Club Republicano Metropolitano en 2018, la comentarista conservadora Ann Coulter trinó: “Consigan una cadena de Proud Boys para defender a los hombres que los defienden”. Varios socios del Club Republicano Metropolitano defendieron la decisión de acoger al líder de los Proud Boys y Alan Bialeck, miembro de la junta directiva del Club, dijo a BuzzFeed News que considera que McInnes sólo estaba ejerciendo su derecho a la libertad de expresión.

En octubre de 2019, Donald Trump Jr. posó para una foto con Luke Rohlfing, miembro de los Proud Boys. No está claro si Trump Jr. estaba al tanto de las ideas políticas de Rohlfing, pero la foto es parte de una estrategia a largo plazo de los Proud Boys: posar junto a republicanos de alto nivel con la esperanza de ganar legitimidad.

Tanto el Senador Ted Cruz (Texas) como el entonces gobernador de Florida, Rick Scott, han sido fotografiados junto a Proud Boys, al igual que los Representantes Mario Díaz-Balart (FL-25) y Devin Nunes (CA-22).

El Senador Cruz llevó su apoyo un paso más allá cuando, después de que Enrique Tarrio lanzara una petición a favor del proyecto de ley, respaldó una resolución no vinculante que habría definido a los activistas antifascistas como terroristas domésticos. Incluso el Presidente Trump se dio por enterado y trinó: “Se está considerando seriamente declarar a ANTIFA como una ‘ORGANIZACIÓN TERRORISTA’”.

Los Proud Boys también han sido acogidos por varios presentadores de Fox News; McInnes ha aparecido en el programa de Sean Hannity en Fox News más de 24 veces y Tucker Carlson ha aparecido en el programa de McInnes.

Racismo


Aunque los Proud Boys suelen denunciar públicamente al supremacismo blanco, sus actividades han atraído a supremacistas blancos que comparten su oposición a la política progresista y su inclinación a la violencia. Los Chicos Orgullosos participaron en las protestas de 2017 en la Universidad de California-Berkeley, junto a una variedad de grupos de supremacía blanca, entre ellos el Rise Above Movement (R.A.M), Identity Evropa (ahora el American Identity Movement o AIM) y el Traditionalist Worker Party (TWP). Así mismo, miembros de Identity Evropa/AIM y TWP se han unido a los eventos de Proud Boys y el grupo de derecha Patriot Prayer en Portland. Un hombre, luciendo un parche de la Fraternar Ordel of Alt Knights (Orden Fraternal de Caballeros Alt (FOAK, por sus siglas en inglés) asociada a Proud Boys, asistió al mitin neonazi “White Lives Matter” de octubre de 2017 en Shelbyville, Tennessee. Durante el mitin, provocó a los contra-manifestantes destruyendo una bandera de los antifa. Los miembros de Proud Boys también asistieron al violento mitin de supremacía blanca “Unite the Right” (Unir a la derecha) en agosto de 2017 en Charlottesville, Virginia. Posteriormente, hicieron circular una imagen de sí mismos celebrando la toma de una bandera de los antifa. En octubre de 2018, los Proud Boys posaron con miembros de 211 Bootboys, un grupo de cabezas rapadas ultranacionalistas, después del discurso de McInnes en el Club Republicano Metropolitano de Nueva York.

McInnes también tiene una larga historia de racismo, que no se limita a su repetido uso de la palabra con N. Una vez se refirió a la actriz afroamericana Jada Pinkett Smith como “esa actriz mico” y, en un episodio del programa de Gavin McInnes en Compound Media afirmó que “somos los nuevos negros. MAGA (Make America Great Again) es el nuevo negro”. El 8 de marzo de 2017 McInnes declaró: “Si te gusta Trump, eres un hombre negro en 1945 tratando de tomar agua en una fuente liberal”.

Misoginia


Los Proud Boys afirman que “veneran al ama de casa”, pero McInnes ha declarado que las mujeres son “perezosas” y “menos ambiciosas” que los hombres, y que la brecha salarial entre mujeres y hombres se debe a que una mujer “prefiere ir al recital de piano de [su] hija” que a trabajar. También ha dicho que las mujeres son “mágicas” y que “el parto es algo mágico”; que Estados Unidos deberían haber “impuesto la monogamia” porque las mujeres, cuando tienen relaciones sexuales fuera del matrimonio, son “bolsas de colostomía para el semen de varios extraños”. También ha descrito el feminismo como “un cáncer” que “hace feas a las mujeres”. Joe Biggs, un frecuente compañero de planificación de mítines de Proud Boys, amigo íntimo de Enrique Tarrio y antiguo colaborador de InfoWars, tiene un largo historial de misoginia explícita y apoyo a la violación.

Islamofobia


En la creencia de los Proud Boys de que “Occidente es lo mejor” hay un prejuicio anti-oriental implícito, común entre los extremistas de derecha y los supremacistas blancos. McInnes se ha referido a la idea de un presidente musulmán americano como “demente” y la ha comparado con la elección de “un presidente alemán en Estados Unidos en 1942”. En un programa de entrevistas en Fox News, dijo que había un “gran problema de endogamia en la comunidad musulmana” y alegó que “ellos [los musulmanes] odian a todos los no musulmanes”. También hay estrechos vínculos entre Proud Boys, Enrique Tarrio en particular, y la virulenta activista anti-islámica Laura Loomer.

Antisemitismo


Aunque McInnes ha denunciado el racismo y el antisemitismo, sus declaraciones pasadas cuentan una historia diferente. Ha publicado videos de él mismo haciendo el saludo nazi y repitiendo “Heil Hitler”. En marzo de 2017 fue acusado de antisemitismo cuando publicó un video llamado “Diez cosas que odio de los Judíos” en Rebel Media. El video cambió después su título a “Diez cosas que odio de Israel”.

McInnes ha hecho varias declaraciones contradictorias sobre el Sionismo. Antes de su viaje a Israel en la primavera de 2017, McInnes apareció en un video de Rebel Media en el que pedía a la gente que financiara su viaje a Israel para poder ver por sí mismo cómo era el país; sin embargo, en ese mismo video, mencionó The Culture of Critique (La cultura de la crítica), del supremacista blanco Kevin MacDonald, y el libro de David Duke Jewish Supremacism (El supremacismo judío). Parece ser que durante ese viaje McInnes tuvo un despertar antisemita. En su programa del 8 de marzo de 2017, McInnes reflexionó que los judíos fueron de alguna manera responsables de la Segunda Guerra Mundial porque “¿no fue el Tratado de Versalles desproporcionadamente influenciado por los intelectuales judíos?” También defendió a los negadores del Holocausto y a los neonazis, diciendo: “En un momento dado, el guía turístico dice: 'Ya saben, y hay gente que piensa que esto no ocurrió'. Y me sentí inclinado a defender a los nazis de súper-derecha, porque estaba harto de tanto lavado de cerebro. Y sentí ganas de decir: ‘Bueno, nunca han dicho que no sucedió. Lo que dicen es que fueron mucho menos de seis millones y que se murieron de hambre, no en las cámaras de gas’”. Luego concluye con algunos pensamientos sobre la “obsesión” de los judíos con el Holocausto. “Dios, están tan obsesionados con el Holocausto. No sé si sea saludable”.

En otro momento McInnes afirma: “Judíos: si no quieren enojar a la gente, no sean molestos”.

Transfobia


En 2014, McInnes escribió un controvertido artículo para el blog “Thought Catalog” titulado “La transfobia es perfectamente natural”; incluía el pasaje “¿No han visto a todos los transexuales normales, totalmente funcionales y felizmente casados, que andan por ahí? No están todos muertos... No son heteronormativos. De hecho, lo único más normal que castrarse y tomar toneladas de hormonas para hacer crecer las tetas, es cortárselas”.